trabajo en el Estado español sin garantia

Las esperanzas de esos jóvenes de la actual generación perdida se han ido reduciendo a lo más mínimo. Encontrar un trabajo en el Estado español ya no es garantía de nada, ni de poder alimentarte como es debido, ni de poder calentarte en el frío del invierno, ni de tener un techo bajo el que vivir, ni de poder independizarte para formar una familia, ni poder hacer la compra cada semana…

Estar sin empleo es algo terrible. Pero, ojo, ser un joven con trabajo precario es casi igual de espantoso. En el actual país en el que vivimos, ya no hay garantías de ningún tipo para los jóvenes. La falta de oportunidades es evidente; en los barrios obreros de las ciudades han desaparecido todo tipo de ayudas, ya ni siquiera hay cursos ni talleres para formar a los más jóvenes.

No importa si el joven no ha estudiado o si hay optado por una formación profesional, por una carrera universitario, por un máster o por un doctorado. Nada te garantiza que puedas vivir dignamente en este país. El escenario, tan extremadamente negro, sólo deja una salida, el exilio forzoso.

Nuestro Estado puede presumir de liderar pocas listas en la eurozona. Pero lo que sí lidera es la estadística de emigrantes. En torno a dos millones de españoles han abandonado el país en busca de oportunidades laborales como la de cerrajeros Cadiz, vitales y existenciales. Aunque los datos sobre emigración en España son relativos (un 68% de los emigrantes españoles no existen para las estadísticas oficiales) y en ocasiones atienden a patrones como el empadronamiento en tierras foráneas (esto no siempre sucede, ya que, por ejemplo, muchos españoles deciden no empadronarse lejos para no perder la seguridad social), la realidad es que el Estado español no tiene futuro. Todo el dinero invertido en formar profesionales de distintas ramas del conocimiento ha sido directamente tirado a la basura, toda vez que esos profesionales creados ya no van a poder revertir en el propio país sus sapiencias, de las que se beneficiarán los países de acogida de emigrantes españoles.