Profesiones de futuro

El mercado laboral está mal, muy mal. Todo ha cambiado en muy pocos años y profesiones que no hace mucho tenían una buena salida hoy han pasado casi al olvido. Pocas empresas se “rifan” a los ingenieros y ser graduado social ya solo sirve para engrosar las listas del paro.

Una nueva situación, una nueva mentalidad y un nuevo enfoque de futuro. Encontrar trabajo es complicado para los jóvenes, para los que aún están a tiempo de elegir hay una serie de profesiones y estudios que, al menos ahora, parecen tener mejores perspectivas.

La era digital ha puesto nombres a ciertas profesiones que para los más mayores son casi de ciencia ficción. Data scientist, experto en big data o usabilidad, técnico en marketing digital o certificaciones Google, programador de aplicaciones móviles…nombres extraños para profesiones íntimamente relacionadas con el mundo digital que, nos guste o no, lo domina todo. Y por eso también parecen situarse en lo alto mezclas que pueden parecer extrañas como ciberabogados o médicos ingenieros capaces de utilizar las más avanzadas tecnologías.

Pero no son las únicas profesiones con futuro, hay algunas tradicionales que parecen resistirse a quedar en segundo plano. Con una población cada vez más envejecida, todo lo relacionado con los cuidados a la tercera edad, la salud y el bienestar parecen tener buenas perspectivas. Igual que lo relacionado con el turismo, porque no hay que olvidar que el turismo es precisamente una de las principales fuentes de ingresos de nuestro país.

Lo que parece común en todas ellas es que se busca a jóvenes emprendedores, imaginativos, con afán de superación, con posibilidades de viajar y, por supuesto, con un dominio absoluto, al menos, del inglés. Jóvenes que tengan una formación multidisciplinar y que a pesar de ello quieran seguir formándose y que estén dispuestos a trabajar duro. Tal vez se les exija mucho, pero es lo que hay que pagar por un futuro menos incierto que el que hay ahora