Las relaciones sociales en los jóvenes en la nueva era

Las relaciones sociales siempre han sido un tema merecedor de estudios a lo largo de los años, pues las personas son muy distintas y a pesar de las diferencias culturales, sociales y económicas, existen patrones que se han mantenido a lo largo de los siglos. Pero hoy, nos encontramos con una era distinta que está cambiando radicalmente este tipo de relaciones.

Las redes sociales se han convertido en una ventana abierta hacia la intimidad de las personas, sobre todo de los jóvenes, aunque es cierto que cada persona comparte lo que le plazca, muchas personas se exceden en la cantidad de información que revelan a sus contactos, algunas veces sin dimensionar la seguridad y el riesgo a que su información personal se vea comprometida.

Las dos “palomitas” azules de Whatsapp y el “visto” de Facebook son medidas drásticas que han tomado estas redes sociales para lograr el más posible acercamiento a la realidad. El joven usuario, al recibir estas señales y ninguna respuesta, se siente ignorado, lo cuál sería el equivalente a hablarle a una persona cara a cara y que te ignore por completo. Esto ha generado muchos problemas en las relaciones formales, ya que las parejas se obsesionan con el “visto”, las dos “palomitas” azules o con tan sólo ver en línea a la otra persona.

Otras medidas problemáticas son los ya comunes “likes” de redes como Twitter, Facebook o Instagram, los cuales pueden comprometer a una persona o hacer sospechar de cierto comportamiento infiel en una relación. Algunos estudios se han llevado a cabo y se ha concluido que algunas parejas jóvenes que espían sus comportamientos por estas redes, suelen tener más problemas que las parejas alejadas de este tipo de redes sociales.

Las sugerencias principales para evitar estos problemas son, medir el tiempo que se pasa en las redes sociales, anteponer la convivencia y el contacto físico sobre el que se tiene en las redes, adoptar pasatiempos que se alejen de estas páginas y, sobre todo, respetar la privacidad de las personas, así como revisar las medidas de seguridad de nuestras propias redes y perfiles personales.