La generacion perdida

Los estragos de la crisis económica que aún padecen cientos de miles de españoles, aparte de motivar un escenario terrible en el presente, serán arrastrados por las generaciones más afectadas durante toda la vida. Este lastre de tener que vivir sin trabajo, sin futuro y sin expectativas vitales se ha posado especialmente sobre los jóvenes. La llamada “generación perdida” abarca a aquellos cuya edad se encuentra en un franja entre los 16 y los 29 años.

El desempleo es el principal problema de los jóvenes en España. La emigración parece una salida casi obligada para muchos, en lo que prácticamente se ha convertido en una imparable ola de exilios. Y es que vivir en nuestro país, salvo situaciones individuales favorables o contextos y casos determinados que son más propicios, se ha convertido en algo tortuoso; los jóvenes están condenados a la más absoluta precariedad existencial y a la falta de expectativas.

Generacion-perdidaEn este panorama adverso se incluyen perfiles de universitarios, aunque aquellos con estudios primarios o secundarios tienen aún mayor oscuridad en sus horizontes. El resultado es que más del 60% de los jóvenes menores de 25 años se encuentran sin empleo o son parados de larga duración. Cursar una carrera universitaria no garantiza ni mucho menos la opción de incorporarse al mundo laboral; en buena parte de los casos, tras alcanzar el grado o la licenciatura viene una travesía por el desierto en la que las oportunidades para desarrollar una carrera profesional no existen.

Esta falta de experiencia, al no poder entrar en el mercado de trabajo, se transforma en un círculo vicioso de decadencia, ya que las empresas exigen tener años de trabajo y bagaje laboral a la hora de contratar. Las expectativas de tener un trabajo en el futuro tampoco son optimistas, por lo que el deseo de poder tener hijos y formar una familia no pasa de la mera ilusión evanescente.