La influencia de la promoción de los trastornos mentales en la generación actual de jóvenes

La televisión a principios del presente milenio y posteriormente las redes sociales han creado una potente promoción de los trastornos mentales, puesto que constantemente se crean películas o publicaciones donde los protagonistas de estos contenidos padecen de algún tipo de psicosis u otro trastorno psiquiátrico, de esta manera, aunque se promueve la aceptación de las personas que realmente padecen de estos problemas, también se influye de forma negativa en los jóvenes, quienes han creado el axioma de que padecer de un trastorno mental o psiquiátrico es sumamente atractivo e interesante, cuando la realidad es que estos son problemas complejos y no tan vistosos como se muestra en las redes sociales y en la televisión.

En una reciente encuesta de tipo cerrada la cual fue realizada de manera digital, es decir, los participantes de la encuesta respondían a la misma en internet, se precisó que más del treinta por ciento de la juventud española cree o afirma padecer un tipo de trastorno mental. La encuesta fue diseñada en base a los trastornos mentales más frecuentes de la sociedad, tales como la ansiedad, la perversión del sueño, baja autoestima, déficit de atención, inquietud, entre otros. Los encuestados debían responder de manera afirmativa o negativa a la interrogante de que, si se cree padecer uno de estos trastornos mencionados anteriormente, y con ello se logró precisar de que las mujeres respondieron de manera afirmativa con mayor frecuencia que el grupo de hombres encuestados.

Estadísticamente, la cifra que describe que 30% de los jóvenes españoles no es reciproca con la cantidad de jóvenes clínicamente diagnosticado con patologías y trastornos mentales, puesto las cifras que estipulan los principales agentes y entes rectores de la salud del país establece que solo un 11% de la juventud española posee estos padecimientos. En este sentido, vale la pena realizarnos la interrogante del ¿Por qué existe una alta cantidad de individuos jóvenes que creen padecer trastornos mentales?, puesto que la cifra de personas que creen poseer un padecimiento psiquiátrico o mental dobla la cantidad de casos realmente diagnosticados. El personal de Cerrajeros  posee una hipótesis válida para esta interrogante, ya que estos trabajadores afirman que la gran mayoría de las personas que padecen trastornos mentales no acuden al médico para describir dicho padecimiento debido al tabú relacionado con las patologías psiquiátricas y mentales, es por ello que no todos los jóvenes son diagnosticados formalmente.

El tabú que gira entorno a los trastornos mentales ha existido desde tiempo remotos, ya que desde la antigüedad las personas que eran diagnosticadas con estas patologías eran excluidas de la sociedad a y aborrecidas por las personas. Sin embargo, en la actualidad la corrección política ha logrado aumentar la aceptación hacia el grupo de personas que presentan patologías mentales y psiquiátricas, por lo que la disparidad de las cifras mencionadas anteriormente puede deberse a falsos positivos, es decir, jóvenes que creen poseer un trastorno mental pero que en realidad carecen del mismo y su errónea percepción se basa en la faceta atractiva que se muestra en los contenidos multimedia sobre estas patologías. El señor Enmanuel de Pintores , afirma que conoció a un cliente que le comento el problema que tuvo con su primogénita, quien decía padecer trastorno bipolar y cuando fue evaluada por un profesional de la psiquiatría se concluyó que la paciente actuaba dicho padecimiento para aumentar su nivel de popularidad.

Los niños y jóvenes tecnológicos: La nueva Generación Alpha

La nueva generación de niños ya ha recibido una denominación con un nombre sofisticado y flamante dado a la característica relevante de los mismo ya que esta nueva generación está creciendo con una importante influencia tecnológica en sus vidas a diferencia de generaciones pasadas donde la interacción con los modernos dispositivos tecnológicos se suscitaba en la juventud o en la etapa de la adultez. La Generación Alpha como se denominado se ha topado con un mundo donde la tecnología impera en prácticamente todos los dispostivos y elementos del hogar, por ende resulta prácticamente imposible desligar a los niños de los gadgets y dispositivos electrónicos durante su crecimiento.

Para los científicos e investigadores, la Generación Alpha abarca a todos los nacidos desde el año 2010 y dichos individuos sin lugar a dudas formarán una nueva y moderna sociedad donde la gran mayoría de los procesos tanto industriales como caseros serán automatizados y controlados por dispositivos inteligentes. La señora María quien es la recepcionista de una empresa de desatascos posee un infante de cuatro años, el cual afirma la señora ya sabe utilizar con gran precisión y habilidad los smartphones.

Los expertos advierten sobre los peligros a los cuales están expuestos los integrantes de la Generación Alpha, aunque de igual manera resulta difícil cuantificar con precisión el daño de estar expuestos a múltiples pantallas y dispositivos electrónicos.

Los niños que conforman la Generación Alpha crecerán formando una poderosa relación con los aparatos y dispositivos inteligentes, no obstante, cuando se produzca la comercialización masiva de los equipos con inteligencia artificial se producirá un cambio sumamente impactante dando a que les brinda a dichos usuarios una atención más personalizada y precisa.

Esta generación provocará un impacto contundente en las empresas y fabricantes del sector de la elaboración de los dispositivos inteligentes, puesto que al crecer con los modernos equipos que hoy en día posee la sociedad, cada vez dicha generación será más exigente y demandará nuevos avances tecnológicos y equipos innovadores.

Sin lugar a duda la inteligencia artificial tendrá un rol importante en la vida de la Generación Alpha, ya que dicha tecnología brindará experiencias a la altura de las exigencias de estos jóvenes y niños. El joven Manuel de Cerrajeros visualiza la llegada de la inteligencia artificial mucho antes de lo esperados y recuerda como películas actuales han visualizado este futuro que concretara la Generación Alpha.

Para los padres y las empresas que interactuaran con los niños de la Generación Alpha es importante un clave concepto que siempre ha tenido que respetar la humanidad a lo largo de la historia, es decir la idea de renovarse o perecer ante los inminentes avances y cambios. Los padres deberán entender y comprender el fuerte apego que poseerán estos infantes con la tecnología, tanto con consolas y dispositivos inteligentes. Por su parte, las empresas de poceria y marcas deberán impulsar una mayor diversidad y personalización en lo que respecta a la creación de nuevos equipos cada vez más innovadores y eficientes.

Profesiones de futuro

El mercado laboral está mal, muy mal. Todo ha cambiado en muy pocos años y profesiones que no hace mucho tenían una buena salida hoy han pasado casi al olvido. Pocas empresas se “rifan” a los ingenieros y ser graduado social ya solo sirve para engrosar las listas del paro.

Una nueva situación, una nueva mentalidad y un nuevo enfoque de futuro. Encontrar trabajo es complicado para los jóvenes, para los que aún están a tiempo de elegir hay una serie de profesiones y estudios que, al menos ahora, parecen tener mejores perspectivas.

La era digital ha puesto nombres a ciertas profesiones que para los más mayores son casi de ciencia ficción. Data scientist, experto en big data o usabilidad, técnico en marketing digital o certificaciones Google, programador de aplicaciones móviles…nombres extraños para profesiones íntimamente relacionadas con el mundo digital que, nos guste o no, lo domina todo. Y por eso también parecen situarse en lo alto mezclas que pueden parecer extrañas como ciberabogados o médicos ingenieros capaces de utilizar las más avanzadas tecnologías.

Pero no son las únicas profesiones con futuro, hay algunas tradicionales que parecen resistirse a quedar en segundo plano. Con una población cada vez más envejecida, todo lo relacionado con los cuidados a la tercera edad, la salud y el bienestar parecen tener buenas perspectivas. Igual que lo relacionado con el turismo, porque no hay que olvidar que el turismo es precisamente una de las principales fuentes de ingresos de nuestro país.

Lo que parece común en todas ellas es que se busca a jóvenes emprendedores, imaginativos, con afán de superación, con posibilidades de viajar y, por supuesto, con un dominio absoluto, al menos, del inglés. Jóvenes que tengan una formación multidisciplinar y que a pesar de ello quieran seguir formándose y que estén dispuestos a trabajar duro. Tal vez se les exija mucho, pero es lo que hay que pagar por un futuro menos incierto que el que hay ahora

La educación pública en España

La famosa generación perdida de jóvenes es un problema para el futuro de nuestro País, muchos de estos jóvenes han dejado los estudios a una edad muy temprana, otros han dejado de estudiar carreras o ciclos formativos para ponerse a trabajar en cualquier sitio mal pagado y de forma que los exploten, otros a pesar de haber estudiado sólo pueden aspirar a encontrar trabajos basura.

Echando la vista atrás podemos decir que muchos de estos problemas han sido originados por el cambio tan abismal que ha tenido y sigue teniendo la educación pública en España. Los jóvenes prefieren hacerse cerrajeros Ferrol antes que seguir dando tumbos mientras intentar averigüar qué están estudiando.

El pilar de este problema radica en la calidad de los profesores que se ha visto disminuida a lo largo de los años, por ejemplo su forma de dar las clases, antes ponían mucho más ímpetu en enseñar, ahora muchos de ellos se limitan a leer el libro y ya que estudie quien pueda sin motivar a sus alumnos y perdiendo también ellos la motivación por su trabajo, otra cuestión es el temario, los libros son cada vez más extensos sin embargo en la mayoría de las ocasiones los alumnos no llegan a ver ni la mitad del libro, como podemos ver los profesores dan cada vez menos materia en sus clases.

Los planes de estudio para los profesores y maestros deberían actualizarse para poder mejorar esta situación docente, la formación continua debería ser esencial para este tipo de trabajo , ya que aquí está la clave de nuestro futuro. Con profesores desmotivados no esperemos que los alumnos brillen demasiado, formado así una cadena desastrosa para el futuro laboral de muchos de ellos.

Ni-nis

Los “nini” son aquellos jóvenes comúnmente llamados así porque ni estudian ni trabajan, cerca de los 30 o incluso pasando los 30 años muchas personas en España continúan en paro, la crisis económica elevó en el 2008 las cifras de desempleados en España, en el actual 2016 estas cifras continúan bastante altas comparadas con años anteriores al 2008 a pesar de que la situación laboral ha mejorado.

Estos jóvenes se han visto afectados gravemente por la crisis laboral ya que al acabar sus estudios se han estancado de tal manera que ni han continuado formándose ni han encontrado trabajo “de lo suyo”. Me refiero con de lo suyo a trabajo relacionado con la carrera o ciclo estudiado, pero aun así son personas sin ambiciones en la vida un poco vagos que están esperando a que el trabajo les llame a ellos, actualmente la situación laboral en España está mejor que años anteriores, pero estos nini se han acomodado viviendo en casa de sus padres sin hacer realmente nada, sin ayudar económicamente en casa, ni entrar ingresos en la economía familiar.

Si es verdad que se ha comentado que este tipo de jóvenes son una generación perdida, sin embargo no es así del todo, hay que preguntarse realmente si son jóvenes perdidos, si nos ponemos a buscar ofertas de trabajo en España quizás la mayoría de ellas sean de comercial de seguros, de dependientes de tiendas, de cerrajeros Elche o de personal de un restaurante de comida rápida. Pero antes de quedarse en casa esperando a que el trabajo de tu vida llame a tu puerta habrá que pasar por este tipo de etapas, encontrar trabajo de lo que sea y empezar a cotizar hoy día es una gran suerte, ser mileurista se ha convertido en España en uno de los deseos más demandados por los españoles, por lo que antes de convertirte en un nini baraja las diferentes posibilidades y no dejes que seas uno de los jóvenes de la famosa generación perdida.

Unos jovenes sin futuro

Los jóvenes con mayor formación académica de la historia de España han visto caer sobre su presente y su futuro la losa de la falta de oportunidades y de la desesperación. Estas generaciones, nacidas ya con la democracia bien consolidada están padeciendo los estragos de una crisis que, sin embargo, ha aumentado considerablemente el número de ricos en nuestro país.

Muchos jóvenes españoles viven en la pobreza. No sólo los más preparados han padecido la saña de estos tiempos. No sólo los licenciados, diplomados, graduados y demás estudiantes Unos jovenes sin futurocon formación a sus espaldas han visto cómo se cerraban las puertas del porvenir; también muchos jóvenes que se decantaron por abandonar los centros de estudios para poder incorporarse al mercado de trabajo ven ahora cómo el poder ganar de dinero no era un cuento de hadas.

La burbuja inmobiliaria, por ejemplo, empujó a miles de jóvenes que vivían de la construcción a la más absoluta falta de perspectivas; ahora se ven sin empleo, sin estudios y sin ningún tipo de esperanzas de volver a insertarse en el mercado de laboral. Son, en muchos casos, jóvenes que empezaron a llevar dinero a casa rápido, en una edad incluso lindando con la mayoría de edad; esto les permitió lanzarse a formar una familia, a tener hijos, con la garantía de poder pagar todas las necesidades que tuvieran. Pero la realidad hoy es bien cruda; la falta de trabajo de los jóvenes tiene efectos colaterales.

Esta generación perdida carece además de cursos y estudios que les garanticen poder volver a trabajar pronto. En los barrios obreros, con los recortes económicos que tuvieron a la crisis como excusa, han desaparecido incluso las ayudas para los talleres en los que los más jóvenes aprendían una profesión. Se trata de una dinámica peligrosa, de un círculo vicioso del que cada vez es más difícil salir.