Monthly Archives: Octubre 2015

¿Cómo ven el futuro los jóvenes españoles?

El concepto de futuro parece algo irreal, algo que está demasiado alejado de nosotros y realmente es todo lo contrario. El pasado ya se ha ido, el presente pasa en un suspiro y lo único que hacemos es caminar cada día hacia un futuro que desconocemos, en un principio, pero del que cada vez vemos un poquito más de luz.

El problema es que esa luz que podemos atisbar no es muy halagüeña y es por ello que muchos jóvenes ven su futuro con no demasiada positividad. Al contrario, son muchos los que piensan que en España, debido a la situación social, laboral, económica, etcétera, miran el horizonte con bastante con poca alegría.

De hecho, algunos estudios se han centrado en preguntar a los jóvenes sobre ciertos aspectos de su realidad y de cómo afrontan esta en función de áreas relacionadas con la educación/trabajo, posibilidad de búsqueda de trabajo fuera del país, cómo ven la situación a largo plazo en comparación con otros países y su visión, desde la realidad actual, respecto al futuro.

En cuanto a la primera área, la mayoría de los jóvenes españoles coinciden en señalar que respecto a las oportunidades educativas y laborales son mucho mejores fuera de nuestras fronteras. Es decir, tanto en el aspecto formativo como en el aspecto de trabajo hay muchas más oportunidades en el extranjero que en nuestro propio país.

A esto se añade un sentimiento de que más de la mitad de la mitad de los jóvenes españoles, estamos hablando de más de un 50% de ellos, han pensado o piensan en la posibilidad de marcharse fuera para buscar una oportunidad de trabajo, un futuro que aquí tienen claro que no van a encontrar o, si lo encuentran, será en peores condiciones y seguramente en un trabajo que no es para el que se formaron.

En cuanto a su visión acerca de cómo vivían nuestros padres antes y como ellos se ven el día de mañana, la conclusión también es preocupante. Casi un 75% de los jóvenes españoles creen y opinan que vivirán peor que sus padres. Este porcentaje nos da una imagen poco tranquilizadora de nuestro país como motor laboral de una sociedad.

Finalmente, respecto al futuro que ofrece España a los jóvenes que quieren estudiar, trabajar y tener un proyecto de vida, observamos que, sin llegar al 50%, pero casi, los jóvenes españoles no ven que el futuro sea mucho mejor dentro de un tiempo que ahora mismo.

Como podemos observar, España, a día de hoy, no ofrece a sus jóvenes un futuro optimista en el que sientan que su esfuerzo, en cuanto a educación, se vea recompensado con un proyecto laboral estable o relacionado con su formación. Como proyecto de vida, el futuro también se ve de una manera incierta y, en comparación con otros países del entorno, con demasiada desigualdad.